Todo el mundo tiene claro que la limpieza de la casa es algo fundamental e indispensable, pero a veces no se presta tanta atención a esos olores que molestan e incomodan especialmente cuando accedemos al hogar desde la calle.

Cada casa tiene un olor único e inconfundible, aunque los que viven allí no se den cuenta de ello y no lo perciban. Conseguir que ese aroma sea agradable no siempre resulta una tarea fácil.

Para celebrar su 120 aniversario Maison Berger Paris abre junto con la diseñadora francesa Lolita Lempicka un nuevo capítulo en la aromatización de los hogares. Se trata de la primera vez que un perfume corporal se recrea fielmente como un aroma de hogar.

Toda una proeza técnica de Maison Berger París que ha permitido mantener las notas dulces, femeninas y sensuales de Mon Premier Parfum de Lolita Lempicka.

Este perfume excepcional se puede difundir en varios soportes: lámpara Berger, bouquet perfumado o vela. Una variedad de objetos maravillosos que llenarán de encanto el interior de tu hogar.

Gracias a un quemador con una tecnología única y patentada,  Lampe Berger purifica y perfuma el aire interior como ningún otro sistema. La difusión por catálisis destruye realmente las moléculas responsables de los malos olores (cocina, tabaco, animales, etc). El perfumado es de este modo rápido, homogéneo y duradero en la habitación, incluso cuando se trata de habitaciones de un tamaño considerable.

Siempre atentos a la calidad del aire, Maison Berger París confía a los mejores perfumistas el desarrollo de universos olfativos refinados y garantiza un control riguroso de las sustancias difundidas en el aire.

Con unos consumidores cada vez más sensibilizados respecto a las cuestiones ambientales la tecnología de las lámparas Berger es una de las pocas en ofrecer una mejora de la calidad del aire del hogar.