A tener en cuenta

La época de cría comienza a mediados de febrero aproximadamente.
Lo primero que se debería hacer es buscar un lugar tranquilo donde colocar la jaula y que esta esté previamente limpia.

Datos de interés

1

En un principio hembra y macho deben estar separados, o bien en jaulas distintas muy juntas o en una jaula de cría con división. Solo hay que permitirles que se oigan y mas tarde que se vean. Cuando se observe que se besan a través de los barrotes, debemos cambiar a la hembra a la jaula del macho, donde observaremos si el macho pica a la hembra; en tal caso debemos separarlos de nuevo e intentarlo más adelante.


2

Al tener la pareja junta hay que procurarles un nido y material blando para que lo construyan.
Una vez comience la puesta, pueden poner de 1 a 6 huevos a razón de uno diario. Para asegurarnos de que eclosionan a la vez, se suele ir quitando los huevos y sustituyéndolos por huevos de plástico, para luego, una vez terminada la puesta, ponérselos y que los comience a incubar a todos a la vez.

3

Pasados unos tres días, puede revisarse los huevos al trasluz para ver si están fecundados, si no es así, pueden mirarse de nuevo a los cinco días; si no están fecundados deben retirarse para dar lugar a una nueva puesta.


4

A los 15 días suelen eclosionar los huevos y son los padres los que se encargan de la alimentación de los pichones, por lo que se les debe facilitar una dieta de calidad a base de mezcla de semillas, pasta de cría y verduras.

Al mes aproximadamente están listos para ser separados de los padres.