Las plantas aromáticas se utilizan mayormente como condimento culinario

El cultivo de hierbas aromáticas es una de las formas más antiguas de jardinería, practicada en su origen por los precursores de los médicos y químicos con usos medicinales, hoy en día como condimento culinario. Cultivar plantas aromáticas puede resultar una experiencia muy satisfactoria debido al ambiente apacible que estas plantas crean con sus colores suaves y peculiares esencias, además de su utilidad práctica y decorativa en muchos casos.

Las plantas aromáticas ayudarán a que nuestras recetas culinarias desprendan un aroma más sofisticado y harán que nuestra casa se mantenga fresca.
Es cierto que los supermercados, mercados o herboristerías ofrecen una amplia gama de hierbas aromáticas, pero es importante conocer que las hierbas olorosas que se utilizan para cocinar resultan ser más aromáticas y sabrosas cogidas al momento: albahaca, salvia, romero, perejil… El tomillo, en cambio, sería la única que conserva inalterado su aroma después de haberse secado. Es por ello que se recomienda utilizarlas recién cortadas y cuando aún están frescas, entonces ¿por qué no cultivarlas en casa?

Plantas aromáticas que podrás cultivar en interiores

  • Tomillo: Esta planta de flores malvas requiere mucho sol, colócala en una repisa que reciba sol frecuentemente y acuérdate de podarla a menudo para favorecer su crecimiento.  En cocina, el tomillo se utiliza para dar sabor a carnes guisadas y a la parrilla, sopas y salsas. En platos cocinados a fuego lento va muy bien ya que cuanto más tiempo pase, más aceites esenciales liberará el tomillo.

  • Albahaca: También debe ser colocada en un lugar soleado y es una especie que queda genial en las cocinas. De la albahaca se utilizan solo las hojas, bien frescas o bien secas. Las hojas frescas son aptas para la preparación de platos con huevos como ingredientes (tortillas, huevos revueltos…), con pescados y verduras como los tomates, berenjenas o calabacines. Las hojas secas se pueden utilizar con estofados y sopas, ya que resultan un poco más amargas.

  • Romero: Es una planta básica en la cocina y, además de ser muy resistente, podemos cosecharla durante todo el año. Su olor es muy agradable y combina de maravilla con carnes (cordero sobre todo), vegetales y en especial con patatas cocidas. Requiere muy pocos cuidados, por lo que será muy fácil que la cultives en tu casa.

  • Hierbabuena: Podrás utilizar las hojas de hierbabuena secas o frescas. Aliña tus  guisos, caldos o ¡haz tus propios mojitos! Pero cuenta con que tu propia hierbabuena se diferenciará mucho en aroma de la envasada industrialmente.

Existen muchas más plantas aromáticas con las que condimentar vuestros platos y vuestro hogar, ¿cuáles son vuestras preferidas?