Los Collie son perros con un comportamiento tranquilo, paciente e idóneo para familias

La raza de perro Collie, también conocido como pastor escocés, se remonta al siglo VI a.C. cuando este cánido vivía en las montañas de Escocia para conducir a las ovejas, podía llevar hasta 500 ovejas.

La raza, como casi todas, fue evolucionando y el ejemplar de aquella época no tenía mucha similitud con el Collie que ahora conocemos. El cambio se produjo al introducir el setter irlandés y el borzoi, alrededor del año 1860. Conocemos dos tipos de Collie: el de pelo largo, y el de pelo corto.

Collie-Rough-p2Al ver el Collie de pelo largo muchos de vosotros recordaréis a la famosa perrita Lassie que, gracias a una serie de televisión americana, se quedó grabada en nuestras retinas durante décadas.
La altura de los machos Collie oscila entre los 56 y 61 centímetros, las hembras, sin embargo, unos 5 centímetros más pequeñas. Estos perros pesan entre 18 y 29 kg y su esperanza de vida oscila los 12 años.

La raza de perro Collie presenta un comportamiento que hace que estos perros sean muy recomendables para convivir con familias, se trata de un cánido con baja probabilidad de presentar conductas indeseables. Una de las conductas menos deseadas en el hogar es la destructividad, el Collie destaca por ser un perro muy apacible dentro de casa. Su capacidad de aprendizaje es muy alta y tienen una buena respuesta al entrenamiento de obediencia. Su relación con los niños es excepcional y son perros muy pacientes.

Otra de las cualidades de los perros de raza Collie es que no son muy ladradores. Los Collie no son perros vigorosos, sino más bien extremadamente sensibles ya que las actitudes de su dueño suelen influir mucho en ellos.