Con el frío nos bajan las defensas al igual que a nuestras mascotas. Es por eso que hay que tener especial cuidado a enfermedades como la leishmaniosis que acechan especialmente con la llegada del frío.

El primer síntoma clínico más habitual es la pérdida de pelo, sobre todo alrededor de los ojos, orejas y la nariz. Aunque no debe confundirse con la muda, ya que en la leishmaniosis aparece en forma de herida.

Son recomendables las visitas regulares a tu veterinario para evitar esta y otras enfermedades a tu mascota.