Se conocen con el nombre vulgar de Jacintos y su nombre científico es Hyacinthus. Pertenece a la familia de las Liliáceas.

Según la leyenda el nombre de Jacinto viene de un príncipe griego llamado Hyakinthos a quién dio muerte Zéphiros, el Dios del viento del oeste y de su sangre derramada nació esta flor.

Se trata de una planta originaria de Asia Menor y los Balcanes. La especie más común es el Hyacinthus orientalis  y hay más de dos mil variedades diferentes. En Europa fue introducida en el año 1562 por Turquía. Actualmente Holanda produce alrededor del 95% de los bulbos de Jacinto que se producen en el mundo. Los jacintos se comercializan en maceta, en bulbos, como flor cortada y plantas de agua.

Los Jacintos son plantas bulbosas y perennes, de unos 20-30 cm de altura. Presenta entre 4-6 hojas, son anchas, lineales, salen agrupadas desde la base y de un color verde intenso. Las flores son pequeñas, acampanadas, formando racimos o espigas que pueden ser de colores variados: azul, violeta, rosa, blanco, amarillo, etc. y muy perfumadas. La época de floración si se encuentra en el exterior es de Abril a Mayo, si el Jacinto se encuentra en el interior de la casa puede florecer también en Invierno (Enero/Febrero/Marzo).

Cuando sembrar los Jacintos

Si los bulbos se van a sembrar en el Jardín hay que plantarlos en Otoño. Las variedades más tempranas se pueden sembrar a principios de Septiembre y las más tardías se siembran a finales de Octubre.

Si se van a tener en el interior de la casa, se pueden tener en macetas y sembrarlos incluso en Enero o Febrero y comprarlos ya en estas fechas a punto de florecer o ya florecidos.

 

¿Dónde Ubicarlos?

Los Jacintos son ideales para colocar en el Jardín formando macizos floridos. Si se combinan con otros bulbos (Tulipanes, Narcisos…) que tienen distinta época de  floración se puede conseguir un espacio florido durante mucho tiempo.

También pueden cultivarse en macetas en el interior de la casa o en unos recipientes especiales que normalmente son de cristal y en el que en lugar de tierra se utiliza agua como medio para que el Jacinto se desarrolle.

Deben estar protegidos de las corrientes de aire.

El sustrato donde sembremos los Jacintos debe ser poroso y con buena capacidad de drenaje, conviene mezclar tierra de jardín con arena y turba para mantener la humedad.