Son aves de llamativos colores en sus plumas, también conocidos como “inseparables” o “loritos del amor”. Existen nueve especies repartidas por distintas áreas geográficas a lo largo de África, no obstante, los más conocidos son el agapornie Fischer, el Roseicollie y el Personata.

  • Agapornie Fischer

    agapornis-fischer

    Suele medir unos 15cm y sus colores básicos son plumas verdes, cuello y frente anaranjado y pico rojo. Puede alcanzar los 8 años de vida.

  • Agapornie Roseicollie

    Agaporni_roseicollis

    Puede medir de 15 a 17cm. La tonalidad de su cuerpo es verde con la cabeza roja y el pico claro; en su espalda pueden tener plumaje azul. Un híbrido de este es el lutino de cuerpo amarillo y cabeza roja.

  • El Agapornie Personata

    agapornis-personata

    Alcanza unos 14cm.Se le reconoce por su color verde, siendo su pecho amarillo, cabeza negra y pico rojo. También existen mutaciones que pueden ser de color gris o azul. Suelen llegar a vivir unos 10 años.

Características

Como psitácidos que son, pueden imitar muchos movimientos y sonidos aunque no son capaces de hablar como tal.
Son animales muy sociables, cariñosos, alegres y juguetones aunque pueden ser extremadamente agresivos y territoriales a la hora de defender el nido, atacando aves de otras especies o incluso otros agapornis.
En cuanto a la cría, aunque son fértiles a partir de los 3 meses de vida, no se recomienda que se reproduzcan antes del año. Una vez cumplido, se les debe proporcionar un nido cerrado donde la hembra pondrá un máximo de unos 8 huevos que eclosionarán tras unos 25 días de incubación. De la alimentación de los pequeños agapornies se encargarán sus padres hasta el mes y medio aproximadamente, cuando ya tendrán su plumaje definitivo.

También se les puede alimentar a mano, consiguiendo así agapornies aún mas sociables y que no nos piquen.
Los agapornies no son aves que deban ser criadas por criadores expertos en aviarios grandes y especializados, sino que también son excelentes mascotas que pueden ser domesticadas agregándole al hogar una pizca de humor y colorido.