El césped necesita un mantenimiento específico para cada estación del año.
A medida que avanza el otoño el crecimiento del césped es mas lento, por ello alargaremos los días entre corte y corte y aumentaremos la altura de siega.
Las operaciones de mantenimiento en otoño no son válidas sólo para mantener su atractivo visual, sino que a su vez mantendrá nuestro césped sano y creará una buena base para poder soportar el invierno sin problemas.

A continuación les detallamos los diferentes trabajos que deberemos realizar en nuestro césped

  • Airear el césped en Otoño.

    plantilla aireacionLa aireación consiste en perforar nuestro césped a una profundidad de unos 7-10cm, para permitir la entrada de oxígeno a las raíces y acabar con la compactación del terreno. Airear el césped produce un gran beneficio a las raíces, liberándolas de la presión por un terreno compactado y ayudando a que el fertilizante que apliquemos llegue en mejores condiciones y sea absorbido por el césped, casi de manera inmediata.

    El aireado en el césped se puede realizar con diversas herramientas que podemos encontrar en Villaverde, como puede ser horcas de mano, pero son recomendadas para extensiones de césped pequeñas. Otra opción para airear nuestro césped son las plantillas con puntas.
    Es recomendable hacerlo en primavera y en otoño.

  • Escarificado del césped en otoño.

    Escarificar el césped consiste en unos cortes superficiales a unos 3-4 cm de profundidad, para eliminar la capa de césped seco y resto de impurezas que se han acumulado durante el verano en nuestro jardín.
    escarificador

    Esta operación se puede realizar con un rastrillo escarificador, pasando el rastrillo con cuchillas cortantes sobre nuestro césped, y eliminado todo el fieltro acumulado en la superficie.

    Cuando realizamos el escarificado, nuestro césped queda muy feo, y se ven trazos de tierra por donde han pasado las cuchillas, pero no se asuste, en pocos días el césped se regenera, y brota más fuerte y sano que antes. Recogeremos todo el pasto seco arrancado, pasando un rastrillo por el césped.
    El escarificado del césped es recomendable realizarlo en primavera y otoño.

  • Resiembra

    resiembraDespués de escarificar todo el jardín, podemos aprovechar y realizar un resiembra en las zonas que tengamos dañadas o secas, añadiendo semillas de césped en una proporción de 15-20 gramos por metro cuadrado. Utilizaremos siempre las variedades de césped de las que está compuesta nuestro jardín. Consúltenos sobre el tipo de semilla para resembrar su jardín.

    Si la superficie que debemos repoblar es más grande que pequeñas calvas, otra forma de resiembra es a través del tepe, césped maduro que se vende en rollos listos para colocar en el suelo. Simplemente deberemos limpiar la zona a resembrar, soltar un poco la tierra y extender los rollos de tepe. Conseguiremos un césped inmediato, sin necesidad de sembrar.

  • Abonado del césped en otoño.

    El césped es un ser vivo, y al igual que el resto de plantas de su jardín, necesitan alimentarse para mantenerse sanos.
    Es conveniente reemplazar los nutrientes perdidos de nuestro césped, aplicando un fertilizante específico para césped. Siempre atendiendo a las dosis recomendadas por el fabricante, es importante aplicar el abono de manera uniforme para evitar daños y quemaduras en nuestro césped por exceso de abono en un mismo sitio.

     

  • Recebado del césped en otoño.

    Recebado de cespedUna vez realizadas las operaciones de aireado, escarificado y abonado en nuestro césped, cubrir toda la superficie con un recebo o tierra mezclada. El recebo para el césped es una mezcla a partes iguales de arena de río, tierra vegetal y mantillo para mejorar las características nutricionales de nuestro jardín. Esparciremos el recebo por toda la superficie del césped, pero sin cubrirlo y procurando que caiga en todos sitios por igual, con una pequeña capa superficial es suficiente.