Evita los colores brillantes, luces estridentes y decoraciones mecánicas en tu acuario

Si crees que tu acuario está muy vacío y ha llegado la hora de darle un toque decorativo al hábitat de tus peces, deberás prestar especial atención a los consejos que te damos.

No hace falta gastarse una fortuna para decorar un acuario, es más, en Viveverde te ofrecemos continuamente descuentos en todo tipo de accesorios para el hogar de tus peces. En nuestro folleto Especial Animales, que te puedes descargar aquí, encontrarás ofertas en planta natural y otros accesorios como piedras decorativas, comida para tus peces y hasta un limpia-fondos automático.

Es muy importante que en el proceso de decoración del acuario no estresemos  a los peces. Para ello, se deben evitar colores brillantes, decoraciones mecánicas o con luces muy estridentes que un pez nunca tendría en su hábitat natural.

Una decoración de tu acuario hecha con buen gusto no sólo ayudará a resaltar la belleza de tus peces, sino que creará un espacio que llamará la atención gracias a su harmonía y nos transportará a la tranquilidad del interior de un lago o río, algo que tus peces te agradecerán.
Además de un espacio armonioso, tu acuario debe ser sin duda un espacio saludable. Siempre os decimos lo mismo: un animal sano, es un animal feliz.

Tipos-de-acuario-saladaLa grava es un buen punto de comienzo para la decoración de tu acuario, no debe contener calcio o elementos que puedan generar dureza en el agua. Deberás crear superficies variadas y de relieve con la grava, ten en cuenta que la naturaleza no suele ser simétrica y que no hay nada más aburrido que un acuario con un fondo de grava liso.

Si hay algo que aporta realmente belleza a tu acuario, son las plantas naturales. Sus texturas y colores agregan un plus a la recreación de un hábitat natural. Pero debes tener en cuenta que si utilizas plantas naturales tendrás una tarea extra muy gratificante: la de jardinero.
Algunos peces tienden a morder las plantas y, con frecuencia, éstas se desprenden de la grava y quedan flotando en tu acuario. La solución más sencilla y práctica será que agregues un pequeño peso atado con un hilo a la raíz de las plantas y que lo ocultes en la grava.